Calcio, ¿dónde obtenerlo que no sea de la leche de vaca y sus derivados?

Según el doctor William Ellis, gran autoridad en productos de granja y sus efectos sobre la circulación sanquínea, no hay nada como beber leche para contraer alergias y taponar el sistema. El motivo es pocos adultos pueden metabolizar adecuadamente las proteínas que contiene la leche de vaca. La principal de ellas es la caseína, necesaria para el buen metabolismo del ganado vacuno. Pero no les hace ninguna falta a los seres humanos.

Según investigaciones, tanto los niños como los adultos digieren la ceseína con GRAN DIFICULTAD; en los niños, al menos, un 50% de la caseína no se digiere. Las proteínas parcialmente digeridas pasan a menudo al torrente sanguíneo e irritan los tejidos, provocando la susceptibilidad a los alérgenos. Por último, el hígado se encarga de eliminar esas proteínas de la vaca parcialmente digeridas, lo que quiere decir que todo el sistema excretor funciona innecesariamente sobrecargado, y el hígado en particular aún más. En cambio, la lactulbúmina, que es la principal proteína de la leche humana, la digieren fácilmente las personas.

Según Ellis, quien ser preocupe por si asimila o no calcio suficiente debe tomar verdura en abundancia, manteca de sésamo o frutos secos, todo lo cual es muy abundante en calcio y lo presenta en una forma que facilita su incorporación.

Por otra parte, conviene tener en cuenta que un exceso de calcio podría acumularse en los riñones y dar lugar a la formación de cálculos renales. Por eso, y para mantener relativamente baja la concentración de dicho elemento en la sangre, el organismo elimina aproximadamente el 80% del calcio que ingerimos.

No obstante, si nos preocupara mucho el consumo de calcio no es indispensable acudir a la leche. Los nabos, por ejemplo, a igualdad de su peso contienen casi el doble de calcio que la leche.

¿Cuáles son los principales efectos de la leche en el organismo? Se convierte en una masa espesa, irritante, que se endurece en el intestino delgado y se adhiere por todas partes, obstruyéndolo, lo cual dificulta en gran manera el funcionamiento del organismo. Ref: p. 228

¿Y qué decir del requesón? ¿Sabe usted qué echan en el requesón en la mayoría de las granjas como espesante? Pues yeso mate (sultafo cálcico). Ref: p. 229

 

*** Fuente: Poder sin límites.
Autor: Anthony Robbins ***

Nuestra sugerencia desde un punto de vista nutracéutico o como complemento a una alimentación saludable sería:

– añadir suplementos de Calcio Magnesio y vitamina D + y  Proteína Vegetal Nutrilite.

Más info aquí.

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.