¿Por qué suplementarse?

¿Por qué suplementarse?

 Todos queremos vivir la vida al máximo, pero las lagunas en nuestra nutrición diaria pueden hacer que no podamos disfrutar la vida tanto como nos merecemos. A menudo comemos a toda prisa, consumiendo alimentos con elevados niveles de grasas y azúcares, y las exigencias de nuestras familias no siempre hacen que sea fácil comer sano. El primer paso para mantener una vida activa y vivirla al máximo es rellenar esas lagunas nutricionales.

Cada parte del cuerpo tiene necesidades especiales para funcionar al máximo, entre las que se incluyen:

Ojos: Vitamina A y carotenoides, que ayudan a mantener una visión normal.

Dientes: El flúor mantiene la fortaleza mineral de los dientes y el calcio es necesario para tener unos dientes sanos.

Huesos: El calcio ayuda a construir unos huesos fuertes, y las vitaminas D, K, el fósforo, el magnesio y el cinc ayudan a disfrutar de una salud ósea adecuada.

Sangre: El hierro, el ácido fólico y la vitamina B12 ayudan en la creación de nuevos glóbulos sanguíneos, mientras que la vitamina K ayuda al funcionamiento de las plaquetas.

Nervios: La vitamina C, el magnesio y las vitaminas del grupo B, como la B12, la B6, la biotina, la niacina, la riboflavina y la tiamina, ayudan a regenerar y regular el sistema nervioso.

Tejidos, piel: El cinc, junto con las vitaminas E y C, actúan como protectores ante el estrés oxidativo, mientras que la vitamina A, la riboflavina, la niacina, la biotina y el yodo ayudan a una salud cutánea adecuada.

Músculos: La vitamina D, el magnesio, el potasio y el calcio contribuyen al mantenimiento normal de la función muscular.

Células: Las vitaminas C y E, el cloro, el potasio y el cinc ayudan al funcionamiento adecuado de las células y la revitalización de estas.

Fuente para más información: http://www.nutrilite.es/es_es/supplements.html#por-qué-los-complementos

Related posts

Leave a Comment