Vitamina B, conoce sus beneficios. Salud en Casa.

Una buena nutrición está asociada con una buena salud, así como la prevención y tratamiento de numerosas patologías y afecciones. El correcto aporte diario de vitaminas es una parte importante en la ecuación de la nutrición, y en este sentido, el grupo de las vitaminas B, son esenciales para el óptimo cuidado de la salud.

En este grupo encontramos  9 vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9, B12 y B15; prestan un papel muy importante para el correcto funcionamiento del organismo. Entre sus labores, podemos destacar: intervienen en el metabolismo energético, ya que permiten obtener la energía de los alimentos, ayudan a mantener la salud del cabello, piel y uñas, e incluso previenen problemas de memoria.

 ¿Dónde encontrarlas? 

En proteínas como pescado, pollo, carne de res, huevos y productos lácteos. Los vegetales de hojas verdes, los frijoles y las judías también contienen vitaminas B. Algunos cereales y panes también tienen agregados de vitaminas B, sobretodo, los INTEGRALES.

Algunas de las funciones de las vitaminas del grupo B:

B1 (Tiamina): ayuda a las células del organismo a convertir los carbohidratos en energía.

Fuentes de Vitamina B1

Granos enteros, germen de trigo, cacahuetes, frijoles, espinacas, col rizada…

B2 (Riboflavina): es importante para el crecimiento corporal y la producción de glóbulos rojos. Ayuda a liberar la energía de los carbohidratos

B3 (Niacina): interviene en el funcionamiento del aparato digestivo, la piel y los nervios. También es efectiva para convertir los alimentos en energía.

Fuentes de Vitamina B3

Levadura, carnes rojas, leche, huevos, frijoles y vegetales verdes…

B5 (Ácido Pantoténico): ayuda a descomponer los carbohidratos, las proteínas y las grasas.

Fuentes de Vitamina B5

Aguacates, yogur, huevos, carne y legumbres…

B6: es utilizada para ayudar a descomponer las proteínas (mientras mayor sea el consumo de proteínas, mayor será la necesidad de vitamina B6).

Fuentes de Vitamina B6

Pollo, pavo, atún, salmón, lentejas, semillas de girasol, queso, arroz y zanahorias…

B8 (Biotina): ayuda a descomponer las proteínas y los carbohidratos.

Conoce la BIOTINA Nutrilite. Ideal para prevenir y mejorar el cabello, piel y uñas.

Las células de la piel se denominan queratinocitos, las cuales producen una capa protectora que provee de flexibilidad y dureza a la par de mantener la hidratación. Los queratinocitos proporcionan esta fuerza mediante la producción de una cadena de proteína resistente, en forma de triple hélice llamada queratina. La queratina es el constituyente principal de la piel, el cabello, las uñas y el esmalte dental

La caída o el envejecimiento del cabello son signos de una deficiencia de queratina. A pesar de que afecta a numerosas partes del cuerpo, como el cabello o uñas, donde la falta de esta sustancia es más prominente es en la piel. Una falta de queratina puede provocar que la piel pierda el brillo, esté flácida y aparezcan arrugas.

Un aumento de la ingesta de vitamina del complejo B puede promover el aumento de la creación de queratina. Además, ya que dichas vitaminas están implicadas en la síntesis de glóbulos rojos, pueden mejorar el transporte de nutrientes y oxígeno al cuero cabelludo, los folículos del pelo y fomentar el crecimiento. Las vitaminas B12, B3 y B6 están especialmente implicadas para el crecimiento y mejorar la apariencia del cabello, piel y uñas.

Fuentes de Vitamina B8

Cebada, levadura, hígado, carne de cerdo, pollo, pescado, patatas, coliflor, yema de huevo y frutos secos…

Ácido fólico o vitamina B9: ayuda al organismo a crear células nuevas. Es fundamental para las mujeres que se encuentran en edad fértil.

Fuentes de Vitamina B9

Verduras de hojas verdes, espárragos, remolachas, salmón, verduras de raíz, leche, trigo, y frijoles…

B12: existen dos tipos de vitamina B12, la Cobalamina y Metilcobalamina. La primera forma es la más utilizada en los suplementos nutricionales, pero sin embargo, la Metilcobalamina está siendo cada vez más investigada y ganando bastante popularidad.

Diferencias entre la Cobalamina y Metilcobalamina.

Ambas son muy similiares, siendo prácticamente la única diferencia la composición química, donde la metilcobalamina contiene un grupo metilo (carbono e hidrógeno), mientras que la cobalamina posee un grupo cianuro.

El organismo convertirá la cianocobalamina en metilcobalamina (forma activa), dado que es precisamente el grupo metilo que necesita para la correcta función. En dicho proceso, se obtiene un subproducto tóxico para el cuerpo, el cianuro, que rápidamente es excretado. Pese a ello, no es una excesiva cantidad que pueda causar daño.

Otra diferencia es que la metilcobalamina puede permanecer durante más tiempo y a un nivel mayor en el organismo que la cobalamina.

Asimismo, la metilcobalamina posee los siguientes importantes beneficios:

  • Como posible tratamiento para reducir el dolor neuropático
  • Gran eficacia para reducir los niveles de homocisteína.

El cuerpo no puede almacenar las vitaminas hidrosolubles, aunque la B12 puede ser almacenada en el hígado durante años. Ayuda en la formación de glóbulos rojos y mejora el funcionamiento del sistema nervioso central. También es necesaria para el correcto metabolismo energético. Ayuda conversión de los carbohidratos que aportamos a través de los alimentos, en glucosa. Esta forma de energía será finalmente la que dispondrá nuestro cuerpo y hará uso de ella en situaciones donde existe una cierta intensidad. Una deficiencia de B12 pueden conllevar a experimentar síntomas de fatiga. Además, otra labor importante será la de intervenir en el proceso de mielinización por parte de los neurotransmisores, y ayudar en la mejora del impulso nervioso.

Bajos niveles de vitamina B12 pueden tener un impacto negativo en la salud ósea. El sistema ósea implica a una compleja matriz de fibras conectivas, como el colágeno, minerales, como el calcio y fósforo; en tal sentido, una comedida alimentación en la cual existan fuentes ricas de estos micronutrientes ayudará al mantenimiento de los huesos.

La vitamina B12 juega un papel destacado en la actividad de las células que actúan en la formación del tejido óseo, así como la síntesis de glóbulos rojos, de modo que todos ellos repercutirán en la salud de los huesos. Un déficit de B12 podría estar relacionado con la pérdida de densidad ósea, lo cual significa que los huesos pierden su capacidad regenerativa, dando lugar a huesos frágiles, y desencadenando, en el peor de los casos, en osteoporosis.

La B12 junto al folato, son necesarias para la producción de un componente denominada SAM (S-adenosilmetionina), el cual es crucial en la función neurológica, para lidiar contra el estrés y mejorar síntomas relacionados como la ansiedad y depresión. Además, la B12 se necesita en aquellos procesos que requieren la concentración y de índole cognitiva, como el estudio y aprendizaje, y evitar patologías tan severas como el déficit de atención.

Fuentes de Vitamina B12

Pescados, mariscos, productos lácteos, huevos, carne de res y cerdo, almendras, arroz salvaje, coles de bruselas, espinacas y habas de soja…

*** Aquellas personas que siguen una dieta vegana pueden tener déficits de esta vitamina, dado que las fuentes son de origen animal. En tal caso se aconseja optar por la vía de la suplementación. ***

La combinación de la triada perfecta:

Los alimentos ricos en el aminácido metionina van a provocar obtener homocisteína en la sangre. Ésta podrá ser convertida a cisteína, si existe la presencia de un cofactor para facilitar esta reacción, tal como la vitamina B6. La homocisteína puede de nuevo volver a convertirse (reciclarse) en metionina mediante el apoyo enzimático de la vitamina B12. La cisteína cumple importantes funciones en el organismo como ser una fuente de sulfuro y encontrarse implicada en el metabolismo de minerales como el hierro, zinc y cobre. Además actúa como importante antioxidante.

Si la homocisteína no se puede volver a convertir en cisteína o se “devuelve” en la forma de metionina, los niveles de tal sustancia se elevarán en el cuerpo, causando las graves afecciones (riesgo coronario, infarto, obstrucción de arterias…). Con el correcto aporte de las dos vitaminas anteriormente mencionadas y el ácido fólico, podremos mantener estabilizados dichos niveles.

Junto a estas otras vitaminas,  la vitamina B6 y B12, ayuda a impulsar y mejorar el humor y la sensación de bienestar. Estos micronutrientes juegan un papel fundamental en la síntesis de serotonina y demás neurotransmisores involucrados que afectarán en la regulación del estado de ánimo. Asímismo, esta triada, ácido fólico , junto a las B6 y B12, pueden prestar un papel importante a la hora de prevenir el deterioro cognitivo y que pueda desencadenar en casos más agudos de demencia. En ciertas ocasiones, los signos de deficiencia de alguna vitamina, dan lugar a obligar para poner remedio, tal como es el caso de padecer pérdidas leves de memoria o confusión mental, relacionado con déficit de vitamina B12.

Si la homocisteína no se puede volver a convertir en cisteína o se “devuelve” en la forma de metionina, los niveles de tal sustancia se elevarán en el cuerpo, causando las graves afecciones (riesgo coronario, infarto, obstrucción de arterias…). Con el correcto aporte de las dos vitaminas anteriormente mencionadas y el ácido fólico, podremos mantener estabilizados dichos niveles.

Referente a la homocisteína, se ha relacionada con los problemas vasculares que afectan a la retina. La vitamina B12 También pueden reducir el riesgo de degeneración macular, y para el tratamiento y prevención de la uveítis (inflamación de la capa media del ojo), una causa común de ceguera.

Conoce un suplemento vitamínico del complejo B (único en su forma, con base 100% natural) que te ayudará a complementar tu alimentación diaria!

Ver enlace (https://www.youtube.com/watch?v=p15uoCMwaho) o directamente el video que aparece a continuación…

Pd: Las vitaminas del complejo B son hidrosolubles, es decir, son solubles en agua y tienden a su acumulación, y en caso de existir un exceso son excretadas fácilmente a través de la orina.

Related posts

Leave a Comment